* * * Última actualización de esta Web: 10 octubre 2013 * * *

 
  A ti, Mujer, *Práctica de la Regencia Interna*  
Último añadido: 10 Oct. 2013

 
A ti, Mujer, *Práctica de la Regencia Interna*



Si deseas escuchar el audio de voz (en la voz de Katty) que contiene todo el texto,
dale al "Play" del siguiente reproductor de audio. Lo oirás mientras lees.
(puede tardar un poquitín en cargarse, pues pesa 5,5 Mb):



* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *


Imagen

Una vez he tenido en cuenta lo expuesto en
A ti, Mujer, *Fundamentos a considerar*”,
me sitúo en una posición cómoda
y en actitud de recogimiento.

Cierro durante algunos momentos los ojos
y me concentro en respirar con serenidad,
procurando llenar bien de aire mis pulmones.

Hago una pequeña retención del aire tras inhalar,
permitiendo luego que salga con tan solo aflojar la retención.
En ello percibo la relajación que produce
en mi cuerpo y en mi mente
la salida del aire por su propia inercia.

Soy consciente de que trabajo por la Paz
en mí misma y hacia todo mi entorno,
sabiendo que aporto a los demás
de lo que elaboro en mí,
y que recibiré en función de mi actitud interna.

Imagen

No me basta “proyectar” un pensamiento de Paz
a los demás o a mis circunstancias,
sino que los traigo con mi mente
a compartir de mi estado de Paz interior.

A medida que voy respirando serena y profundamente,
voy tomando consciencia
de que se intensifica mi estado de Paz interior
y que mis pensamientos se serenan y lentifican,
transformándose en sensación de bienestar.

Me adentro en ese bienestar y percibo
que todo mi Ser se armoniza
al llenarse de energía de quietud externa
y de apertura al presente que vivo.

Toda mi consciencia se concentra
en esa energía de Paz
que fluye por mi interior
y que dinamiza cada una de mis células,
equilibrando los sistemas y órganos de mi cuerpo.

En esta sensación de equilibrio interior,
voy abriendo los ojos para percibirme físicamente
en el lugar y posición en que me encuentro,
sin dejar de respirar serena y profundamente.
De esta manera ubico mi estado interior y mi pensamiento
en la consciencia de la realidad que estoy elaborando.

Imagen

Atraigo a mi mente a la persona o a la situación
con la que me quiero armonizar,
para que fluya entre ambos
la circunstancia de aceptación y empatía
que concibo que entre ambos debe existir.

Cuando inhalo, traigo hacia mi estado de Paz interior
la energía que es propia de ese Ser (persona o situación)
para que se entrelace armónicamente con la mía,
mostrando en ello mi apertura al mutuo entendimiento,
para superar el estado de conflicto existente.

Durante la ligera retención del aire inspirado
y en la consciencia de interacción de la energía de ese Ser y la mía
dentro de ese espacio de Paz que es mi interior,
el flujo recíproco se va consolidando como vivencia real.

Al exhalar, consciente de que la interacción interna
fluye ahora hacia dicho Ser, envolviéndolo,
voy dando lugar a nuevos modos de relación entre ambos.

Al no contener mi flujo y estado más que energía de Paz
y apertura al entendimiento del sentido de nuestra relación,
se va haciendo posible el acercamiento sin fricción
desde la natural esencia de ambos,
al ir desapareciendo los prejuicios y calificaciones
que fuimos creando del uno hacia el otro.

Con esta experiencia me ejercito
en la vivencia del Amor Incondicional
que rige todos los designios de las Almas.

Imagen

No deseo llevar a la persona a una actitud específica,
ni conducir la situación a unos modos determinados,
sino el sumergirnos ambos en la energía del Amor
que disuelve miedos, inseguridades y preocupaciones.

La incondicionalidad del verdadero Amor
irá conduciendo a cada cual hacia el recto proceder
con el que cada Alma logra el propósito esencial de su vida,
más allá de los roles erróneos que generan los egos.

Mi esencia es Amor Incondicional.
El Amor Incondicional genera Paz en mí y en mi entorno.
Es Amor Incondicional es la fuente de la Vida.
Cultivarme en el Amor Incondicional es fluir con la Vida.
Mi Paz interior armoniza todo mi Ser y disuelve sus conflictos.
En mi Paz interior sumerjo todas las situaciones de mi vida.

Mi Paz interior brota del Amor Incondicional
con el que abordo mi relación con los demás,
y de la actitud a la que me abro para comprender
la razón de mis circunstancias y vinculación con los demás
en cada instante de mi vida presente del Aquí y del Ahora.

Imagen


Angel Baña

 


10 Oct. 2013
   
 
 


subir